Vídeo participativo para el cambio social

Proyecto “¿hacemos una peli?” (Miguel Ángel Rodríguez)

1. Describe brevemente la utilización que hacéis del audiovisual en tu organización

El audiovisual es una herramienta, es un lenguaje diferente al que usamos a diario. Es una forma de expresión que solemos aprender de forma pasiva, viendo películas en una sala o en el sillón y no activamente, haciéndolas. Partiendo de que la mayoría de personas han visto gran cantidad de películas durante su vida y tienen interiorizado el lenguaje audiovisual, no partimos de cero. Nos gusta incitar a la gente a que piense donde pondría la cámara para conseguir el plano que refleje la intensidad de lo que se cuenta, donde colocar el micrófono si no quieren que se vea o como editar una escena para darle el ritmo adecuado.

En lo que se refiere al uso del material técnico, existen varios tipos de preocupaciones. “Si se rompe la cámara no hay peli”. Durante el proceso de NegraBlanca pensamos que si los participantes no sentían la experiencia de “oír” a través de la grabadora de sonido, cantar la toma y hacer un parte de cámara o enfocar al personaje delante de la lente, se iban a perder la esencia de ese hacer cine.

En general las labores más técnicas las desempeñamos entre unos cuantos que veníamos de trabajar en diversos sectores del audiovisual y algunos estudiantes de comunicación de la universidad de Murcia, si bien algunos habitantes se ocuparon de grabar sonido, cantar las tomas… Lo que sí sucedió desde el día uno es que todos juntos, tanto ellos como nosotros participamos en la creación de las historias que queríamos contar.

2. ¿Cuáles son los principales objetivos de vuestro trabajo?

Creemos en un modelo de cultura participativa y horizontal, donde se produce un intercambio permanente de saberes y conocimientos. Lo que mueve el proyecto es el trabajo en equipo, la experiencia generada del intercambio de ideas y la creación de vínculos y redes de solidaridad entre los participantes.

  • Aprendemos de la experiencia de los demás y relacionamos lo observado con nuestra propia realidad.
  • Estimulamos el encuentro entre los participantes, trabajamos en equipo y consensuamos las decisiones.
  • Favorecemos la comunicación y el conocimiento por el medio de lo cinematográfico.
  • Impulsamos la capacidad de análisis y auto-crítica de la película en proceso
  • Desarrollamos nuevas habilidades: técnicas, de interpretación y de producción.
  • Potenciamos el desarrollo personal para construir un proyecto común.

Contribuimos al legado sociocultural de un pueblo a través de la construcción de sus propias historias en formato audiovisual.

3. ¿Cuál ha sido la principal ventaja y el principal obstáculo que os habéis encontrado en vuestra práctica diaria?

La ventaja, sin duda era la cercanía con las personas con las que hacíamos la peli. En el pueblo se nos conocía como “los de la peli”. Nos veían colgando carteles, actualizando los tablones o inesperadamente grabando en alguna esquina del pueblo. La gente se interesaba mucho por saber cómo iba el proceso y podía estar informada de cualquier cambio sin tener que hacer uso de ordenadores. El boca a boca es algo que funcionó muy bien desde el principio.

Pero sin la cercanía emocional, el proceso no habría sido el mismo. Los habitantes de Blanca nos acogieron como si fuésemos familiares suyos que hacía mucho que no veían.La complicada relación con las autoridades locales fue el único obstáculo. Si bien el proyecto contaba con la aprobación y “acogida” del ayuntamiento de Blanca, tan sólo dispusimos de instalaciones de trabajo (las cuales nos fueron arrebatadas a mitad de proceso por un grupo de artistas con subvención) y alojamiento. Se nos prometió una mínima pensión para manutención (comida) que nunca fue efectuada, y hasta el último día se nos engañó con promesas que nunca se cumplieron. En resumen el Ayuntamiento estaba muy contento de que se generara cultura gratis en su municipio y nosotros no supimos ni tuvimos interés en capitalizar nuestro esfuerzo. Nunca ha sido una prioridad en nuestra forma de trabajar

 4. ¿Recuerda algún momento especial o anécdota ilustrativa que destaque el potencial de sumar imágenes y participación ciudadana?

Algunos ejemplos que nos vienen a la mente:

  • Una mujer, amiga de muchas participantes en la peli, vino a una de las proyecciones grupales de edición en abierto… En este caso era una pieza corta sobre el trabajo en las fábricas de estereras (alfombras de esparto), en las que muchas habían estado trabajando de jóvenes. Después de ver la pieza, humildemente nos dijo que le faltaba el alma.
  • Sansi, uno de los participantes de la peli dijo el día del estreno: “Si un pueblo que nunca ha hecho una peli se junta y hace esto, lo que se podría hacer si se junta un país”

Leonor en un descanso entre toma y toma nos comentó que desde que había estado participando en la peli,  cuando ve películas ya no está tan pendiente de la trama y no puede evitar pensar ¿esto cómo lo habrán grabado?, ¿dónde habrán puesto la cámara para este plano?

5. ¿Cómo ves el futuro a medio plazo de vuestro proyecto y qué cambios anticipas en el sector del video participativo?

Tras entrega de DVD a los participantes y creadores de NegraBlanca, el proyecto ¿hacemos una peli? se encuentra en un momento de pausa. Los motores del proyecto estamos inmersos en otras actividades que tienen que ver con el audiovisual pero que sobre todo reportan beneficios económicos sin los cuales nos es inviable subsistir y seguir haciendo el cine con la gente, en el que creemos. Con Cine sin Autor hablamos mucho de las posibilidades de continuidad y nos apoyamos mutuamente, pensamos en la formas de dar viabilidad a estos proyectos, pero como ya comentamos más arriba, los de ¿hacemos una peli? no somos nada buenos en eso de capitalizar nuestro esfuerzo y ante las barreras o desinterés del modelo cinematográfico industrial decidimos lanzarnos al hacer sin pensar mucho en cómo sustentarlo y hacerlo duradero, simplemente hacemos mientras podemos. Esto quizá muestre cierta ingenuidad por nuestra parte, pero al tiempo es la forma que tenemos de habitar el mundo.

En mente tenemos dar continuidad al proyecto con la elaboración de una película que dé cuenta del proceso de realización, pues en la resultante NegraBlanca no se muestra el cómo sino el objeto ficcional resultante de nueve meses de trabajo colectivo. Nos gustaría que esta nueva película también fuera elaborada de forma en lo posible participativa e intervenida por los participantes, para lo cual habría que emprender una nueva aventura en Blanca, contar con algún espacio de reunión por precario que sea, pues si bien el ayuntamiento nos ha cerrado los accesos a las instalaciones del pueblo, los habitantes de la película se volcarían y entre todos encontraríamos la manera de llevarlo a cabo. Si esto se realizará y cuándo es por el momento una incógnita.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s