Vídeo participativo para el cambio social

Colectivo Circes (Raquel García)

1. Describe brevemente la utilización que hacéis del audiovisual en tu organización

El Colectivo Circes utilizamos el audiovisual como herramienta para investigar el mundo que nos rodea. Realizamos documentales sobre todo alrededor de temáticas sociales y promovemos talleres de creación audiovisual adaptados a las necesidades y intereses de los grupos participantes. En nuestro trabajo de acompañamiento de los grupos ponemos especial atención a la identificación y deconstrucción de estereotipos racistas y de género en la cultura visual para intentar no reproducirlos. En los últimos dos años hemos realizado talleres audiovisuales de prevención de la violencia de género.

2. ¿Cuáles son los principales objetivos de vuestro trabajo?

Los principales objetivos de nuestro trabajo son:

  • Fomentar la visibilidad de problemáticas y puntos de vistas de colectivos que normalmente no tienen acceso ni voz en los medios de comunicación, así como dar las herramientas necesarias para la autorepresentación.
  • Potenciar la capacidad de las personas de expresarse y la confianza en sí mismas a través de procesos colectivos de empoderamiento.

Poner en común herramientas críticas tanto técnicas como de lenguaje audiovisual a la hora de ser receptoras y creadoras en el ámbito de la comunicación audiovisual.

3. ¿Cuál ha sido la principal ventaja y el principal obstáculo que os habéis encontrado en vuestra práctica diaria?

El interés y conocimientos previos que tiene la gente en general respecto a la comunicación audiovisual es una ventaja clara. Vivimos inmersas en una cultura audiovisual y de tecnologías de la comunicación, este es el mundo del que partimos y compartimos con nuestras participantes y desde este lugar se dan procesos muy enriquecedores,  especialmente por el hecho de activar su relación con la imagen no sólo como consumidoras sino como creadoras de imagen y de nuevos códigos de representación de las minorías.

En cuanto a los obstáculos, el principal es la falta de recursos. Esto implica en primer lugar, no tener tiempo de que se desarrolle la cohesión dentro de un grupo recién formado y, en segundo lugar, no poder dar continuidad a los proyectos.Por otro lado, el hecho de trabajar con colectivos precarizados, hace que en muchos casos las personas no se puedan involucrar en proyectos que duren más de tres meses. La inestabilidad hace muy difícil este compromiso.

Otro de los impedimentos con los que nos encontramos es la dificultad para que los grupos se reapropien del material audiovisual generado para su difusión, lo que dificulta la continuidad del proyecto.

 4. ¿Recuerda algún momento especial o anécdota ilustrativa que destaque el potencial de sumar imágenes y participación ciudadana?

Uno de los momentos más especiales y que nos inspiró para uno de nuestros proyectos “ficciones documentales” fue el uso de la ficción para tratar temas personales que de otra manera no se habrían podido trabajar en el seno del grupo. En uno de los talleres con jóvenes nos dimos cuenta que el formato documental no les llamaba la atención, tenían un especie de rechazo. A partir de este taller, en los siguientes talleres, el formato es una de las cosas que las propias participantes deciden durante su desarrollo.

5. ¿Cómo ves el futuro a medio plazo de vuestro proyecto y qué cambios anticipas en el sector del video participativo?

La comunicación audiovisual se ha expandido tanto en el ámbito de la vida cotidiana que en los últimos veinte años se ha vuelto un lenguaje propio de la cultura dominante. En este sentido consideramos imprescindible desarrollar herramientas que permitan una crítica cultural a la comunicación audiovisual mainstream. En este sentido reivindicamos la necesidad de que se abran siempre más espacios de educación crítica a la comunicación y a la creación audiovisual.

Por otro lado, los colectivos que trabajamos en este ámbito estamos creando redes de intercambio de metodologías y experiencias. Estamos hablando también de formar un archivo con el material producido por los actores participantes. Ahora es un momento clave de poner en común, compartir y generar sinergias de creación y producción entre colectivos y personas que trabajamos desde esta visión.

La evolución de las nuevas tecnologías y su “democratización”, hace por un lado que el vídeo participativo sea accesible a un mayor número de personas, siendo esto un aspecto positivo. Al mismo tiempo la estética audiovisual y la narración se están transformando por la multitud de mensajes audiovisuales que se producen diariamente. Sin embargo, la mayoría de estos mensajes emitidos, reproducen la cultura audiovisual predominante reforzando los estereotipos…. De ahí la necesidad de la educación en comunicación para poder ser críticxs como receptorxs así como emisorxs de mensajes. De ahí también la necesidad de abrir nuevos espacios de representación que permitan integrar otras miradas que nos hablen de la diversidad de mundos y sueños, existen tantos mundos y sueños  como personas y cada una de ellas merece su lugar.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s