Vídeo participativo para el cambio social

Sobre el vídeo participativo

No creemos que haya una única forma de hacer video participativo, ni tan siquiera un modelo ideal sobre el que basarse, sino más bien una filosofía o una cierta sensibilidad social (sea esto lo que fuere) con la que se ha trabajado. Por tanto, bienvenidas para nosotros todas aquellas experiencias o procesos que quieran autodenominarse como “videos participativos” pese a que sus objetivos, metodologías o prácticas difieran (a veces de forma significativa) unas de otras.

Si queremos agrupar de alguna forma esta diversidad, encontramos que a pesar de las distintas intenciones y objetivos de cada una de las experiencias, existen tres grandes preocupaciones que se atienden en mayor o menor medida en la mayoría de los videos participativos:

El proceso; es decir, todo aquello que tiene que ver con la toma de conciencia, con fortalecer la participación, con el trabajo en equipo y el sentido de comunidad, así como las posibilidades que tiene el audiovisual en el desarrollo de experiencias organizativas, de diálogo, de reflexión y de creación colectiva.

La comunicación; aproximándonos a la dimensión mediática-tecnológica de nuestras sociedades de forma crítica y replanteando el trabajo de “enfocar” o, lo que es lo mismo, de tomar la herramienta del video para poner el foco en algún aspecto que nos interesa y que no suele aparecer en los medios.

Los resultados; pensados en términos de beneficios personales y colectivos de la experiencia, de la generación de nuevas capacidades técnicas, pero también de un producto audiovisual concreto que puede deparar consecuencias en términos de visibilidad, de impacto público o de generación de cambios.

Sin duda que la tensión y la interacción entre procesos y resultados ha marcado en buena medida las experiencias del video participativo, que siempre ha destacado la cantidad de aspectos menos intangibles que se desarrollan en términos de sensibilización, motivación, formas de relacionamiento, dinámicas de organización y discusión, autoestima y desarrollo de capacidades comunicativas y creativas, etc., pero que finalmente quiere mostrar un producto audiovisual que se encuentra en el centro de todo el proceso y que servirá en muchos casos para convertirlo en una herramienta más (de documentación, incidencia, movilización…) dentro de un proceso más amplio.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s